Gorgues de Carença

Gorgues de Carença

Hace unas semanas unos amigos (Albert y Danae) nos invitaron a unirnos a una excursión que tenían planeada por el sur de Francia, a unos 30 quilómetros de Llivia, en pleno Pirineo francés: les gorges de Carença.

Fue un fin de semana un poco estresante, ya que el mismo sábado de la excursión se había convocado la manifestación contra el fallo de sentencia sobre el Estatut de Catalunya del tribunal constitucional, y uno no podía faltar (más comentarios merecen otro post, algún dia). No obstante, había tiempo para todo.

El viernes, justo al cerrar el negocio, pasamos a buscar a David por su casa y nos fuimos camino a Llivia, donde íbamos a dormir. Como era de suponer, se nos hizo tarde y cenamos por el camino, fantásticamente bien (trinxat, sopa, entremeses y pollo, cordero o butifarras con patatas chips caseras) y a un precio excelente (unos 18€ por persona todo).

Hicimos la variante corta de la excursión, la que hacemos los turistas de montaña. Se hace aproximadamente en unas 4 o 5 horas y recorre un camino que circula por ambos lados del río. Esta ruta se puede hacer en un sentido u otro, no importa. Si comenzamos por la subida de la derecha (cruzando el puente del río a la derecha del parquing) nos encontraremos, justo al cruzar por encima del puente del tren, con una ascensión bastante considerable (bien, eso depende de tu estado de forma, el mio era “excelente”) con un desnivel de unos 200 metros. Seguidamente ya nos situamos en el camino que se dirige hacia las gorges y que va subiendo y bajando con un desnivel mínimo.

Al cabo de unos 500 metros nos encontramos con el primer tramo de camino que ha sido excavado en la roca de la montaña. No es recomendable si sufrimos vértigo o vamos con niños pequeños o rebeldes: por un lado del camino nos vamos a poder coger a un cable metálico, pero por el otro no hay ningún agarradero y es caída libre de unos 100 metros.

El camino sigue y va adentrándose en las gorgues, e iremos cruzando otro tramos de camino excavado, caminos entre bosques y a medida que ya nos acercamos al nivel del río nos encontraremos pasarelas y puentes metálicos que usaremos para vadear algunos tramos o cruzar al otro lado. Sinceramente, el camino está muy bien cuidado y señalizado, y con un buen mantenimiento.

En el punto que llegamos a nivel del río, un poco más arriba en una pequeña zona explanada nos cruzamos con el camino de retorno por la otra vertiente de las gorgues. Este camino asciende durante unos quilómetros (llegando a ir bastante por encima del que hemos cogido para subir) para luego ir bajando hasta la zona del parquing.

Lógicamente este es la excursión corta y orientada a principiantes en poca forma como uno mismo. La ruta sigue el curso del río subiendo por la montaña hasta los lagos de Carença y el refugio. Desde allí podemos coger otras rutas. Hemos de pensar en una ruta de dos días para hacer los lagos.

Ya descendidos otra vez al parquing (por cierto, hay baños, bar y tienda de bebidas) nos remojamos los pies en la fría agua del río y ya nos pusimos en ruta a Barcelona para poder llegar a tiempo a la manifestación.

Hacía muchísimos años que no hacía ninguna excursión por la montaña (desde la época de niño que hacía excursiones con mis padres por los lagos y montañas de Andorra), y la verdad es que disfruté otra vez como un niño. Quiero agradecer mucho que Albert tuviera ganas de hacer esta excursión y nos lo comentara. Gracias! La próxima vez tenemos que hacer la ruta larga.

Os dejo con algunas fotos más.

This entry was posted in Viajes and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.